domingo, 8 de julio de 2018

Primera semana de julio 2018. Sala de espera










Lunes 2 de julio de 2018
No es un misterio que considero o muestro al hombre del espacio como una representación perpleja (y silente) de nosotros mismos. El interlocutor. El público. El votante. A veces sabio, a veces imbécil. Tampoco constituye un misterio, supongo, lo que pienso de los otros dos personajes.














Martes 3 de julio de 2018
De vez en cuando el campeonato se para. De repente. Y no hay partidos ¡Ninguno! ¡¡En todo el día!! La gente que no sigue el acontecimiento, pues... se hace ilusiones.









Miércoles 3 de julio de 2018
Curiosamente, en las extrañas primarias del PP sus candidatos se obstinan en expresar su parecer (habitualmente cavernícola) por temas tremendos para convencer no sé muy bien a quién.











Jueves 4 de julio de 2018
El Tribunal Supremo dictaminó que los profesores interinos debían cobrar el verano (como es lógico y como pasaba en mi época). Pues ni puto caso. En otros negociados no tienen ese problema.









Viernes 5 de julio de 2018
NO. TODAVÍA NO HAN ABIERTO EL TERMINADO, ACONDICIONADO Y HASTA ORNAMENTADO TRAMO DE LA A-60 DESDE LEÓN HASTA SANTAS MARTAS. Se van a desdibujar las rayas. Que falta un papel. En serio. No sé si otro o el mismo. Que a ver si este mes de julio...










Sábado 5 de julio de 2018
El mantra de que solo la lista o la persona más votada mandase (cuando eran ellos la lista o persona más votada) se vuelve en contra de Casado, al que no le importa una mierda, naturalmente, decir una cosa y la contraria. En Castilla y León los afiliados prefirieron a Soraya Sáenz de Santamaría. Ahora hay una segunda vuelta y deciden los compromisarios o lo que sea. Muy tedioso a la vez que torticero todo. 














Domingo 6 de julio de 2018
La cultura y el arte ya tienen bastante lío sin que intervengan estas testas a ponerse, a elegir y a glosar. Aunque ahora mismo está muy claro lo que es excelente (estoy hablando de creación, no de patrimonio, ojo) y lo que no. Lo que no es lo que lleva dinero público: colorante y espesante que no mejora en nada el sabor.