domingo, 23 de noviembre de 2014

Tercera semana de noviembre. El ángel exterminador








Lunes 17 de noviembre de 2014
PP y PSOE hallan (más) puntos de coincidencia. Lo que, para la percepción del votante, no le viene nada bien a ninguno.


Martes 18 de noviembre de 2014
La labor sindical, sorda e invisible. Cada vez más sorda e invisible. Y hasta muda.


Miércoles 19 de noviembre de 2014
Ardió la fábrica de embutidos Campofrío de Burgos (sin víctimas). Me niego a darle el pésame a una puta fábrica de embutidos. Se confía en que se respeten los (numerosos, según parece) empleos; pero todo el tratamiento del accidente (que se llega a denominar tragedia) se barniza de un absurdo tono hecatómbico, de acto de Dios, que hace suponer que las instalaciones y los empleos dependían, y dependen, de una voluntad superior, divina.


Jueves 20 de noviembre de 2014
Presentan las candidaturas para las alcaldías. Sonrisas forzadas, olor a miedo: siguen exactamente los mismos o los peores de los mismos, sujetándose fuerte a la silla.


Viernes 21 de noviembre de 2014
Cuestión de perspectiva: desde arriba no se ven niveles. Casi, ni grietas.


Sábado 22 de noviembre de 2014
La empresa Hewlett Packard instaló no se sabe muy bien qué en León. Acudieron varios prebostes al acto a los que se notaba mucho que no tenían ni idea de lo que estaban inaugurando. Las informaciones sobre el asunto fueron igualmente cómicas: desde decir que era para la mejora de Internet (?) a que tenía conmutadores (??) 


Domingo 23 de noviembre de 2014
El historiador romano Estrabón, que no era romano (era griego) ni historiador (era geógrafo), no escribió ni una sola palabra sobre las ardillas de la península ibérica. Aún así, quedó la especie de que el roedor escuriomorfo podía recorrerla de árbol en árbol y tal. Si me niego a dar el pésame a una fábrica de embutidos, también me niego a dárselo a una saga de latifundistas, vagos y depredadores, causantes de parte del retraso (en todos los sentidos) de nuestro país. Murió uno de ellos. Quedan muchos. Con sus riquezas intactas.









No hay comentarios:

Publicar un comentario