domingo, 22 de abril de 2012

Fuego real. Artículo del 6 de junio de 1998


.
"El rey de España es un hombre campechano. El rey vino a León con sus campechanos guardaespaldas y su campechano helicóptero, convidado por el alcalde de Riaño, a pegarle un tiro a un rebeco". Suena manido, ¿verdad? Así empezaba el artículo que publiqué en La Crónica de León hace catorce años sobre las actividades venatorias de Juan Carlos I en León. El valle de Riaño, además de haber sido inundado arbitrariamente sufría problemas de comunicación. Ambas cosas (la innecesaria inundación y los problemas viarios) continúan. Así como la afición a la pólvora del rey tanto de los generosos políticos como del propio monarca.
Es difícil de creer pero tomen un periódico de 1998 y busquen alguna crítica hacia la institución en general o hacia algún Borbón concreto. No existía. Esto se publicó en un suplemento cultural de un periódico de provincias (lo más parecido en difusión a decirlo a voces en un descampado). De aquella era impensable que saliese algo parecido en uno nacional. Nadie se acuerda. Ahora, roto el tabú, cualquier columnista dominguero hace gracias sobre prebostes, presbicias y proboscidios. Afortunadamente.
Ah, el rebeco sobrevivió a otros ataques de su majestad (dos, creo) y murió de viejo.
Aquí se lee bien:
http://1.bp.blogspot.com/-jCAxaNBH_gU/T5Q_8N8EGaI/AAAAAAAABZI/Z_Ch7YSngHU/s1600/fuego_real_rodera.jpg

2 comentarios:

  1. Me gustó leerte, por fin llegan aires frescos, ojalá no nos cierren la ventana.
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, Carmen. Es buena cosa que, ya que cierran muchas puertas dejen abierta alguna ventana como dices. Por si nos queremos arrojar por ella.

      Eliminar