lunes, 12 de marzo de 2018

Segunda semana de marzo 2018. Vida y color

Lunes 5 de marzo de 2018
Elocuentísimo ejemplo (cierto) de cómo funcionan las cosas en España: llueve y nieva, lo que debería llenar los pantanos que se hicieron, en teoría, para guardar agua, generar energía y regular caudales. Pues no. No se llenan los embalses, pero se desbordan los cauces. Aquí lo relaciono naturalmente (en todos los sentidos) con las afirmaciones del berzas de nuestro presidente del Gobierno graznando que no puede actualizar las pensiones ni administrar justamente nuestro dinero. No porque sea inepto, sino porque no hay.












Martes 6 de marzo de 2018
Este desagradable individuo encarna al PP de aquí. En general. Es el presidente de su partido y de la Diputación en Valladolid. No puse coma antes del adversativo (hay que ponerla si el adversativo es de una sola palabra) para hacer más patente lo inarticulado y grotesco de su discurso (de él y de ellos).









Miércoles 7 de marzo de 2018
El círculo vicioso: hay que ir a los pueblos para que haya gente pero para qué ir o hacer en los pueblos si no hay gente.









Jueves 8 de marzo de 2018
La consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León relacionó las evoluciones del PIB con el tiempo. De verdad. En serio. Mañueco (el sucesor de Herrera) dijo que nadie tenía el puesto fijo. Yo no sé si se escuchan a sí mismos.











Viernes 9 de marzo de 2018
La ministra de Agricultura se cubrió (otra vez) de gloria explicando que no iba a hacer huelga para demandar igualdad para las mujeres porque el tubérculo que es nuestro presidente del Gobierno y su jefe no estaba por ello. Luego, ante la enorme repercusión de la jornada, cambió de idea. El tubérculo. Igual ella también. Me daría lo mismo.










Sábado 10 de marzo de 2018
En León apareció un juez a cubrir una baja y lo primero (y espero que lo único) que hizo fue sentenciar que los delitos del consejo de administración que saquéo Caja España habían prescrito. ¡Que ya estaban prescritos cuando se denunció! Pues vale. Luego llegamos a la conclusión de la viñeta de abajo.











Domingo 11 de marzo de 2018
Como cuando cada vez que se pide algo nos tratan como Zeus a las ranas (que les acabó mandando una cigüeña para que las devorara), pues se le quitan a uno las ganas hasta de justicia.















3 comentarios:

  1. Dan ganas de frotarse los ojos con sal y un estropajo. Ya, ya sé cuales serían las consecuencias. Por eso.

    ResponderEliminar
  2. Llevan décadas dándole sin parar al serrucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, están sacándole tajadas al tocón.

      Eliminar